Como Salir la Depresión con Terapias Naturales

Si bien existen multitud de terapias para salir de la depresión, vamos a centrarnos en métodos que no utilizan fármacos ni psicoanálisis por parte de un psicoterapeuta.

 

Fototerapia (terapia con luz)

El desarrollo de la terapia con luz comenzó con el reconocimiento de un tipo específico de depresión: la depresión estacional.

Ya hemos hablado en otros artículos de este tipo de depresión. Es aquella que surge en las estaciones más frías del año y con menos horas solares. En estas estaciones (otoño e invierno), el sol está más bajo, incidiendo menos horas en una zona determinada de nuestro planeta.

Muchas personas experimentan un cambio de humor y una caída de energía en estas épocas y otras menos personas experimentan síntomas depresivos genuinos, haciéndose necesario un tratamiento para aliviar estos síntomas.

Las reacciones emocionales a los días más acortados y con una disminución de la luz del día, se asocian con los llamados ritmos circadianos.

Los ritmos circadianos regulan el estado mental y físico de la persona, a medida que el día va pasando. No estamos igual por la mañana cuando nos levantamos, que antes de irse a dormir.

Este ciclo es regulado en una región del cerebro, llamada hipotálamo. En dicha zona cerebral, se halla la glándula pineal, encargada de segregar una hormona: la melatonina.

La melatonina es segregada en más cantidad cuando el día se acaba y disminuye la luz, provocando la típica somnolencia, que nos prepara para tomar nuestro descanso diario.

Sin embargo, los síntomas negativos que las personas experimentan en este tipo de depresiones están relacionados con las diferentes desincronizaciones que se pueden dar con estos ritmos circadianos, que provocan irregularidades en la segregación de la melatonina.

La fototerapia permite modificar y sincronizar nuevamente estos biorritmos (ritmos biológicos de nuestro cuerpo) y lograr salir de la depresión.

El tipo de luz que suele utilizarse es brillante, con una intensidad de al menos 2500 lux.,

que es aproximadamente 10 veces más brillante que la iluminación artificial normalmente utilizada por ejemplo en ciertas horas del día en las cuales debemos desempeñar alguna función o trabajo y no disponemos de luz solar.

La fototerapia es más efectiva cuando se aplica al menos 2 horas al día y preferiblemente por la mañana, aunque la aplicación en otras horas del día, también mejora los síntomas de depresión.

Los efectos secundarios de la fototerapia no son comunes ni significativos. En ocasiones, puede aparecer cierto dolor de cabeza, fatiga e irritabilidad. Estos síntomas no deseados desaparecen cuando se reduce la duración de la aplicación de luz o se interrumpe el tratamiento.

Aunque la fototerapia fue desarrollada originalmente para el tratamiento del trastorno afectivo estacional, sus efectos se demuestran también con eficacia en otros trastornos depresivos.

Cabe señalar que la fototerapia en depresiones más graves, es más apropiada como facilitador en combinación, por ejemplo, con la terapia con fármacos. Todo depende del grado y tipo de  depresión.

Una alternativa muy interesante a la fototerapia clásica son los ajustes de biorritmo,

utilizando una simulación de luz natural. Consiste en un simple dispositivo que está unido a la lámpara de la cama y se activa no menos de una hora antes de que el sol comience a iluminar gradualmente la habitación, por lo que simula el amanecer.

El organismo humano reacciona a la luz despertando gradualmente y activando las funciones del cuerpo. El ciclo del sueño termina  de manera más gradual, que con sólo un clásico despertador y la persona comienza el día de manera relajada y agradable.

Las personas que han probado este tipo de excitación lumínica antes de despertarse , hablan de un estado de ánimo mucho mejor durante el día, con una sensación de más energía y con más rendimiento en sus quehaceres diurnos.

Terapia Deportiva

La conexión entre deporte y bienestar es del todo sabida. La segregación de endorfinas en nuestro cuerpo produce satisfacción, es un hecho bien contrastado.

Muchos estudios exploran la eficacia de las actividades deportivas en la terapia para salir de la depresión.

En dichos estudios se demostró que el deporte (3 veces por semana, aproximadamente 45 minutos) tiene los mismos efectos que ciertos fármacos antidepresivos, incluso añadir un antidepresivo a la actividad deportiva no tenía demasiados efectos extras, en dosis normales.

A los 10 meses de seguimiento de los pacientes, resultó que el grupo de personas tratadas solamente con fármacos, tenían más riesgos de recaída en el estado depresivo, que las que además de ingerir antidepresivos, practicaban deporte.

Un cierto problema con este método terapéutico radica en el hecho de que depende de la motivación y compromiso de una persona en particular, con locual y dependiendo de la gravedad de la depresión, el paciente necesitará a otra persona que le motive para poder llevar a cabo dicha terapia.

El ejercicio en pareja o en grupo es de gran ayuda.

También vale la pena darse cuenta de que, básicamente, no importa qué tipo de deporte practiquemos y, por lo tanto, depende totalmente de nosotros encontrar la actividad más placentera para nosotros. No es necesario competir con nadie ni perseguir un alto rendimiento, lo mejor es empezar lentamente de manera progresiva. Lo importante es tener una regularidad en la práctica. Es mejor 20 minutos al día que una hora cada 2 días.

La gran ventaja de este método es que es totalmente natural y no tiene en absoluto efectos secundarios, mejorando además el estado físico general de la persona, lo cual retroalimenta el estado emocional positivo.

Acupuntura para Salir de la Depresión

Como Salir de la Depresión

 

La acupuntura es uno de los métodos de tratamiento más antiguos utilizados durante aproximadamente 5,000 años para multitud de enfermedades, tanto físicas como psíquicas.

Consiste en la aplicación de agujas muy finas en ciertos puntos del cuerpo humano, denominados “meridianos”.

En el mundo occidental, la acupuntura ha penetrado en tiempos relativamente recientes y sus efectos todavía se están descubriendo, aunque su funcionalidad ha sido probada durante miles de años.

El mecanismo de acción no está del todo claro, sin embargo, es probable que estimule la secreción de endorfinas y esto es muy relevante.

Después de más estudios, la acupuntura ha demostrado tener un efecto beneficioso, entre otras cosas, sobre la depresión.

Los sistemas físicos y mentales se equilibran y, por lo tanto, respaldan el buen funcionamiento general.

Este método no está suficientemente investigado y verificado dentro de la ciencia occidental, por lo tanto, sigue siendo un método alternativo utilizado para tratar la depresión mucho menos utilizado que los fármacos o la psicoterapia.

Los ácidos grasos omega-3 en Nutrición

Un suministro suficiente de ácidos grasos omega-3 en la dieta (o suplementos alimenticios), puede tener un claro efecto antidepresivo.

Con una dieta rica en omega-3, la membrana de las células nerviosas es más suave y más flexible, facilitando la comunicación entre ellas.

Visita el siguiente artículo donde hablamos de como combatir la depresión de 6 maneras diferentes.

Mapa del Sitio