Depresión Existencial

Depresión y Crisis de Identidad

En un discurso de Jim Carrey, actor que seguramente ya conocerás por ser protagonista de muchas películas-comedia, el actor hablaba de vivir sin miedo a las consecuencias que puedan provocar nuestras decisiones y de que su padre, con clara vocación artística, decidió elegir la seguridad de un empleo como contable, empleo que se acabó en la última reestructuración de la empresa donde trabajaba. Moraleja: ¿Un empleo seguro es realmente seguro? ¿O por lo contrario, nuestra vida está a merced de una empresa a la que poco le importa nuestra vida y nuestras aspiraciones completamente legítimas?

depresion existencial

 

Esto nos podría hacer reflexionar en la siguiente dirección: Llevar una vida no escogida por nosotros mismos, nos puede conducir a sufrir una auténtica depresión existencial o falta de sentido en nuestras vidas y notar como alguien toma las riendas y decide por nosotros. Es decir, este hecho puede causar una crisis de identidad, al estar viviendo la vida de “otro”.

 

La elección de Jim Carrey

La vida de este actor, en contraposición con el carácter de sus films para reir, no fue nada fácil. Criado en una familia de clase media, pero más bien humilde, se atrevió a hacer lo que otros miembros de su familia no se atrevieron.

Dejó de trabajar en la fundición en la que trabajaba en Canadá, para adentrarse en una carrera artística.

Este discurso refleja la experiencia de alguien, que sin tenerlo fácil, apostó por su pasión y resistir al miedo que todos tenemos y que nos hace perder muchas cosas de la vida que podrían hacernos felices y que podrían trazar una línea que daría quizás más sentido a la vida.

Ser Coherente consigo mismo

Durante mi vida he tenido la oportunidad de hablar con muchas personas que han pasado procesos de depresión por diferentes causas. Evidentemente, cada persona es un mundo y sus circunstancias también.

Pero jamás he encontrado personas, que dedicando cierto tiempo a sus pasiones (haciendo de ellas una profesión o no…), se sintieran profundamente deprimidas y perdidas, sin encontrar sentido a sus vidas.

Y es que nos debemos a nosotros mismos respetarnos, desarrollando nuestros talentos y capacidades. No podemos esperar ser felices y dichosos solamente enfocando nuestra vida haciendo lo que parece que todo el mundo hace, estudiar, trabajar, casarse, tener hijos y ver como los años van pasando. Si bien esto puede ser válido para algunas personas, para otras no lo es.

Siempre seré un defensor del desarrollo de la persona en todos los ámbitos, pues nuestro cerebro es muy valioso y cuando no se le dan motivaciones, caemos en el riesgo de la monotonía y el sin sentido existencial.

Puedo deciros de mí que en varias fases de mi vida sufrí auténticas crisis de identidad. ¿Sabéis por qué? PORQUE NO ERA COHERENTE CONMIGO MISMO.

¿Y qué significa ser una persona coherente? Pues esta es mi humilde respuesta:

¡PENSAR, SENTIR Y HACER LO MISMO!

De lo contrario, entramos en un conflicto interno que puede muy bien desembocar en una profunda depresión.

Me explico: No es bueno que una persona tenga sentimientos profundos sobre las penurias que pasan los demás, se empatice con ellos con una sólida vocación de ayuda desinteresada (sentir). Que esta misma persona tenga pensamientos y grandes preocupaciones a diario de cómo producir más y mejor en la planta industrial donde trabaja y en la que es jefe de producción (pensar). Y que esta misma persona, cada fin de semana vaya a jugar al golf con sus compañeros de oficina, pues es el entorno donde siempre se ha visto obligado a moverse, dado que forma parte de un estatus social, sin que apenas lo haya elegido.

¿Se entiende?

Conclusión

Ser coherente con uno mismo nos llevará irremediablemente a la felicidad. Lo contrario nos llevará a la depresión de carácter existencial. Algo muy frecuente en nuestros días, cuando cada vez más, el mundo globalizado a veces nos aplasta y nos quita poder de decisión sobre nuestras vidas y nuestras decisiones presentes y futuras. Nuestro proyectos futuros son con frecuencia anulados en pos de una supervivencia carente de alma y humanidad. Y es que acabamos teniendo una crisis existencial, al ver que nos obligan a vivir una vida que no es la nuestra y que no hemos podido elegir. Pero yo os insto a luchar para poder llevar a cabo en la medida de lo posible nuestros proyectos. No hay que olvidarse de esto jamás.

¡Sed quien tengáis que ser! ¡No seáis otra persona! ¡Sed coherentes en la medida que podáis!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*