Depresión postparto

Depresión postparto: Madre y bebé

De entre los tipos de depresión, es muy común en la madre la depresión postparto, tras el nacimiento de su bebé. Puede ser, bien porque el hijo no fue deseado o porque no es normal y en otros casos la depresión parece no tener un sentido lógico. Y no es que seas una madre malvada o una mujer malagradecida simplemente estás experimentando una de los trastornos más comunes del parto, la depresión postparto. Este trastorno afecta a una de cada diez parturientas y si no se trata a tiempo y adecuadamente puede durar meses e incluso años, así que trátalo hoy, pues la depresión postparto puede impedir que vivas plenamente este momento tan incomparable e histórico de tu vida.

Depresión postparto

Depresión postparto: Síntomas y causas

Los síntomas suelen ser:

  • Tristeza.- Te sientes con bajas energías y sin ánimos para nada, todo te hace infeliz y desgraciada, hasta a veces puede ser que dejes incluso el deseo de seguir viviendo y en definitiva de estar motivada para el día a día, síntoma típico de la depresión postparto.
  • Irritabilidad.- Puedes estar irresistible con tus otros hijos, pareja o con las personas que vives e incluso con el recién nacido.
  • Fatiga.- Te sientes agotada de todo movimiento físico que hagas incluso agotada de no hacer nada, aunque parece absurdo, es muy frecuente en la depresión postparto.
  • Insomnio.- Tienes dificultad para conciliar el sueño y si duermes te despiertas prontamente exaltada.
  • Pérdida de apetito.- De tanta tristeza pierdes el apetito y al no comer te vuelves malhumorada y agotada.
  • Ansiedad.- Tienes miedo a quedarte a solas con el bebé por miedo a que este grite, se ahogue, no quiera comer, se caiga o se haga daño de alguna otra manera. También te sentirás alarmada por tu propia salud haciendo ciertas exageraciones con respecto a las palpitaciones de tu corazón o el ritmo de tu pulso.

Todos estos síntomas o parte de ellos pueden darse en la depresión postparto.

 

Las causas de la depresión postparto:

Las causas y los casos son miles y muy diferente en cada caso pero entre las causas más comunes se encuentran:

  1. Una historia previa de depresión (antecedentes de haberla padecido antes).
  2. La falta de apoyo por parte de tu pareja. Factor importantísimo que influye directamente a la recuperación de la depresión postparto.
  3. La llegada de un bebé prematuro o enfermo.
  4. Quizás perdiste a tu madre cuando fuiste niña o viviste cualquier acontecimiento traumático en tu niñez que constituyó un factor de riesgo para desarrollar una depresión postparto a posteriori.
  5. Acontecimientos recientes que te traen pena o impotencia como la muerte de algún familiar o amigo, la pérdida del empleo, problemas económicos, deudas, etcétera.
  6. Es bueno aclarar que algunas mujeres lo padecen sin ninguna causa alguna.

 

Como vemos, las causas de la depresión postparto pueden ser muy variadas y también difíciles de explicar en ciertos casos.

 

Depresión postparto : Prevención

Antes del parto:

  • Reduce tu agenda de citas y negocios durante tu embarazo, aliméntate bien y pon los pies en alto durante la hora de la comida.
  • Trata de no hacer mudanzas mientras estés embarazada o hasta que tu bebé tenga al menos seis meses de vida. Evita cualquier estrés que pueda hacerte caer en una depresión postparto.
  • Haz amistad con otras parejas que están esperando un bebé o que lo hayan tenido hace poco, de esta manera tendrás alguien que te entienda y te ayude. Tu vida social es muy importante en cualquier momento de tu vida y más en éste, puede ayudarte enormemente a no entrar en un proceso de depresión postparto.
  • Asiste a las clases de preparto y lleva a tu pareja contigo.

Una vez que el bebé haya nacido:

  • Descansa cada vez que puedas y que lo necesites. Trata de tener pequeñas siestas mientras alguien está pendiente del bebé. Es básico que tengas cada día las horas de descanso necesarias, para estar saludable y no caer en riesgos innecesarios, que podrían hacerte entrar en un proceso de depresión postparto o en otros procesos no muy saludables.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*